PERFILES, Gladys Alvarez

Las Mujeres adultas, necesitamos una educación contextualizada.

Mi nombre es Gladys Álvarez y, vivo en la vereda San José de la Montaña del corregimiento San Cristóbal.En el Año 2012, Tuve la oportunidad de conocer el programa de La Alcadía de Medellín,  La Escuela Busca a la Mujer Adulta y terminar mi bachillerato con equidad de género. Allí, pude comprender que las mujeres tenemos derechos diferentes a los hombres, dado que nuestro ser es diferente, aún desde lo físico. 

Por cuestiones culturales arraigadas en los territorios las mujeres no estudiamos cuando estamos en edad de hacerlo; bien sea por que los padres o esposos se oponen, o porque no vemos la importancia de hacerlo. 
Los Hombres Campesinos, sobre todo, tiene en la mente que las mujeres “para criar hijos, no tienen que estudiar”
Las mujeres tenemos que romper esos estereotipos que nos inculcaron y estudiar. 
Nunca me imaginé que ya adulta se me iba a presentar la oportunidad de terminar el bachillerato, que había dejado en grado octavo cuando fui Joven.  Fue todo un reto, desde siempre nos habían vendido la idea que las matemáticas eran muy difíciles, los docentes con su infinita paciencia nos demostraron que no era así.

La cultura  patriarcal se encargo de hacernos creer que las mujeres no valiamos, pero hemos demostrado que tenemos múltiples capacidades, amén de un instinto creador, unas lo han desarrollado más que otras, por que les ha tocado inventar en el camino, resolver la vida propia y la de su familia.

Me fui encarretando con el estudio y le saqué mucho provecho, fueron días muy bonitos, aunque de sacrificio,  había que madrugar mucho y estar todo el sábado estudiando. 
He seguido replicando en  reuniones y  en  grupos, todos los conocimientos adquiridos; por ejemplo, en nuestra Asociación de Mujeres Campesinas Siemprevivas, aplico todo lo aprendido en La Escuela Busca  la mujer Adulta , que ahora se llama La Escuela Encuentra, porque en realidad ya superamos los momentos de buscar y de encontrar, fue allí donde encontramos la oportunidad de terminar nuestro bachillerato. 
Con el tiempo se me fueron abriendo expectativas, y cuando me gradué, con un grupo de amigas, empezamos a pensar en cómo ir a la Universidad, en como proyectarnos al futuro y tener metas claras;  empezamos a tocar puertas. 

LaSecretaria de las Mujeres de La Alcaldía de Medellín, nos apoyó, además de otras dependencias  como Sapiencia y Presupuesto Participativo.

En el proceso tuvimos opositores y opositoras.

 Una piensa que por ser un proyecto de mujeres y para mujeres todas nos vamos a apoyar,  y se encuentra con fuerte oposición de otras mujeres, incluso de gran liderazgo social. Otras en cambio se aliaron a la causa, y logramos sacar adelante el proyecto.

No logramos todo lo que pensamos, pero aun así iniciamos; yo fui una de las que inicie la educación superior, pero me retire por motivos de salud. Mi gran triunfo,eso si,  será ver esas mujeres aguerridas graduarse. Ver que no se han dejado derrumbar por sus problemas, que siguen adelante. 

Ahora digo que si me tocara volver a luchar por otro proyecto de mujeres lo haría con toda el alma, es lo que tengo en mi ser incrustado, lo que he aprendido, a luchar por Nuestros derechos.

Aquí se tejen historias, se bordan sueños, se remiendan ilusiones y se anudan esperanzas.

Hay que reconocer que las Mujeres adultas necesitamos una educación contextualizada, acorde a nuestras obligaciones y vivencias

Aquí se tejen, historias, se remiendan ilusiones y se anudan esperanzas. Con Amor: Elena L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *