TRES MUJERES

Betsabé Espinal

Fue la primera mujer que lideró en Colombia una huelga de obreras (1920). Nació en el municipio de Bello (Antioquia) en 1896; concebida bajo el sello de hija natural, marca social a la que tuvo que enfrentarse en una época en que la mujer era considerada como un ser sin derechos, y en la misma igualdad de importancia a un «animal de carga». 
Su condición social le negó el acceso a una educación ilustrada, pero su irrenunciable 
convicción sobre la dignificación del ser, inspiró un «puñado» de obreras y obreros que 
lograron la reivindicación de sus derechos.
Betsabé era una  campesina  que con   24 años,  armo una revolución y dejo huella en la historia del país al liderar la huelga que según cuentan, duró 21 días y participaron alrededor de 400 mujeres que eran quienes constituían el mayor porcentaje de trabajadores debido a que no requerían fuerza física ni educación.En Bello  Antioquia las obreras laboraban en precarias condiciones, por eso cansadas de tanto maltrato decidieron protestar contra tantas injusticias; eran víctimas de abuso sexual que cometían los supervisores y mayordomos, se les prohibía usar calzado, entre otras injusticias. 
Lo primero que exigieron las huelguistas fue la igualdad de salarios, una obrera ganaba entre $0.4. Y $1.00 a la semana; los hombres ganaban por el mismo oficio entre $1.00 y $2.70 semanal. Existía un sistema de multas que las obligaba a pagar por cualquier contratiempo, por llegar tarde, por hacer un daño accidentalmente, por enfermarse, por distraerse, etc. Se dice que se llegó a multar a las mujeres por negarse a satisfacer los deseos sexuales de algún capataz, pero si cedían ante alguna propuesta eran muy bien recompensadas.Por eso otro de los reclamos de las obreras, era que no las acosaran más sexualmente deshonrando su dignidad. También pedían que redujeran las horas laborales que eran de seis de la mañana a seis de la tarde con una hora de descanso. Se les prohibía trabajar calzadas y por eso debían ir sin zapatos, a la salida eran estrictamente requisadas para que no se llevaran nada que perteneciera a la fábrica.Luego de 21 días de huelga don Emilio Restrepo tuvo que ceder ante las obreras cumpliendo con todo lo que ellas exigían, hasta el mismo presidente Carlos E. Restrepo le escribió una carta donde le decía que le parecían muy numerosas las horas de trabajo y muy rígidas las condiciones laborales.


     Maria Cano

fOTO EB DE LA W

“Un mundo nuevo surge hoy de la epopeya de la libertad, nutrida con sangre y con llanto y con tortura. Es un deber responder al llamado de la Historia. Tenemos que hacer que Colombia responda. Cada vez son más amplios los horizontes de libertad, de justicia y de paz. Hoy como ayer soy un soldado del mundo”  María Cano (Diario Popular 07-26-45). 

En sus inicios la industria textil Antioqueña se aprovechó de las mujeres campesinas que llegaban a Medellín en busca de mejores oportunidades; las condiciones eran inhumanas: laboraban doce horas diarias con salario de hambre, enormes multas por retrasos, descuento por el daño en las maquinas. En Coltejer  y en Fabricato, no admitían mujeres con marido  ni madres solteras y en otra factoría obligaban a las mujeres a trabajar descalzas. Los jerarcas católicos se interesaban en constreñir a la mujer  a los hogares, a infundirles amor y resignación.Los atropellos contra sus paisanas y la represión del gobierno conservador motivaron a María Cano a cambiar los costureros por los versos y la obra social. Su contacto con obreros  la impulso a luchar por otros caminos para combatir la desigualdad y la pobreza, sus amigos obreros la distinguieron como la flor del trabajo.La flor del trabajo  con su extraordinaria facilidad  con la palabra fue de los sitios marginales de Medellín a las zonas mineras de Antioquia.Ni la prisión, ni las amenazas lograron apagar su protesta contra un régimen que silenciaba el clamor del pueblo.María Cano. Además de romper con los esquemas de clase y de genero   fue una mujer con ideas propias  contaba con 38 años (nacío el 12 de agosto de 1887) cuando emprendió las giras socialistas.Se le critico mucho Mucho el tono sentimental y emotivo de sus discursos, y aun su forma de vestir. A todo eso se resistió con el mismo vigor con que denunciaba al establecimiento. Incluso afrontó una soledad afectiva en contraste con las parejas que pululaban en la izquierda.Virginia Bolten.

Argentina  de nacimiento, universal de corazón. Una vida dedicada a la lucha por los  derechos de los trabajadores.
Fue la primera mujer oradora en una concentración obrera. Encabezó la primera marcha que se realizó en Rosario para conmemorar el Día del Trabajador, el 1 de mayo de 1890. Virginia fue detenida por distribuir“propaganda anarquista” entre los trabajadores. Fue una militante anarquista  y feminista, con actuación en las ciudades de Buenos Aires, Rosario y Montevideo.Dirigió en Buenos Aires el periódico  La Voz de la Mujer

 El diario La Capital del 2 de mayo de 1890 informa que : «la columna de personas que marchó por primera vez en la plaza López (zona centro-sur de Rosario) para conmemorar el Primero de Mayo, Día del Trabajador, en conmemoración de los Mártires de Chicago estaba encabezada por Virginia Bolten. Llevaba una bandera negra con letras rojas que rezaba: «Primero de Mayo, Fraternidad Universal. Los trabajadores de Rosario cumplimos las disposiciones del Comité Obrero Internacional de París». Luego de pronunciar un discurso revolucionario y difundir propaganda anarquista entre los trabajadores presentes, fue detenida bajo el cargo de atentar contra el orden social. Fue la primera mujer oradora en una concentración obrera. Entre 1896  y 1897 editó nueve números del periódico anarco feminista La Voz de la Mujer, el primer periódico  cuyo lema era                                          “Ni Dios, ni patrón, ni marido».

Lo financiaba con su mínimo sueldo como operaria de una fábrica de zapatos. El periódico avisaba: «Aparece cuando puede».En ese periódico se difundían los ideales del comunismo libertario, las injusticias contra los trabajadores y en especial contra las mujeres.
“…Compañeros en pie. Listos a defendernos. Seamos un solo corazón, un solo brazo. Cerremos filas y adelante, Un momento de vacilación, de indolencia, dará cabida a una opresión más a nuevos yugos. Valientes soldados de la Revolución Social, 
                       ¡En marcha! ¡Oid mi voz que os convoca!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *