«YO QUIERO UN BALLET PARA EL MUNDO…

Donde todos y todas tengan cabida, un lugar de puertas Abiertas para el Arte»


Asi, hablaba Albeiro Roldan, cuando soñó con el BFDA, hoy sin duda un lugar reconocido para el mundo, un imaginario cultural por el que hemos desfilado bailarines, músicos y cantantes.


Muchos ya no estamos en el BFDA, otros aún continúan allí. Lo cierto es que quienes por él hemos transitado, dejando parte de nuestro ser allí, recibimos sin dudas el mas grande aporte a nuestras carreras artísticas.


Tal vez, si Albeiro Roldan estuviera vivo, y como un caminante desprevenido, en algún momento pasára a nuestro lado por donde hoy están las Instalaciones del BFDA: llorariamos invadidos por la Nostalgia,
!Deseariamos entrar! Por supuesto!

Añorando volver a sentir el olor de sus rincones, escuchar el eco de las voces que ya no están, Sentir los sueños, las risas alimentadas de esperanzas; y digo llorariamos juntos al ver que su soñada casa de puertas abiertas, HOY ES UN BUNKER CERRADO, aún para aquellos que palpitamos con sus recuerdos.


Muy probablemente, tanto Albeiro, como todos quienes sentimos que el deseo inicial de ver un Lugar abierto al arte y la cultura , reítero, llorariamos; al ver que hoy en día el BFDA es un ENTE PRIVADO con acceso restringido a unos cuantos.
Vale aquí preguntarse, si sus directivas actuales desconocen el Sueño de ALBEIRO, o, simplemente han cerrado su corazón y su mente migrando hacia otros intereses.

Lo unico cierto es, que los sueños, tanto de Albeiro, como los nuestros, alimentados en aquella pequeña casa del barrio Manrique de la comuna tres de Medellín; bordando lentejuelas, pegando canutillos, hoy suenan tan lejanos como el timbre de su flamante entrada; tan distantes como las camaras que para vigilar la entrada han sido instaladas.


Lo sentimos Albeiro, en buena hora partiste;! lamentamos mucho ver tu Sueño MANCILLADO!

!Tú casa de puertas abiertas hoy son sólo palabras para alimentar La saudade!

Por mi parte solo resta decirte : !Gracias Maestro, tú ser trascendio en el mio!

Por siempre te amaré: Vicky Cano.

Aquí se tejen, historias, se remiendan ilusiones y se anudan esperanzas. Con Amor: Elena L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *