Rumbo a Usme o el turismo rural comunitario. Elena Loaiza

Descendiendo de Fómeque y atravesando la ciudad capital, tomamos la avenida Boyacá rumbo a la localidad de  Usme, vereda la Requilina – reliquia- donde visitaremos la experiencia Campesina Mujer y Tierra. Johanita, se ha convertido de repente en una experta guía turística, nos habla de los edificios y avenidas con la propiedad adquirida en estas  cortas horas de viaje.

Usme es la localidad número 5 del Distrito Capital de Bogotá, nos cuenta don William, está ubicada en el sur-oriente de la ciudad, vecina a la localidad de Sumpaz, en donde se encuentra el páramo más grande del mundo. Es precisamente allá donde nos dirigimos.

« La ruta agro turística, significa un pacto de borde urbano-rural, donde la ciudad no se lanza sobre el campesino y su tierra, nació como iniciativa de un grupo de campesinos de la zona que se sentían amenazados por la expansión urbana de la localidad» , nos narra la campesina  y guía que hemos recogido en la plaza central de Usme, ella lleva varias horas esperándonos y nosotras otro tanto viajando.

La Ruta, tiene como finalidad mostrar las potencialidades y fortalezas de la ruralidad de Usme, tales como, la cultura, el patrimonio y la gastronomía, Nos asegura.

Iniciamos el recorrido bajo la lluvia, tierra mojada-lodo- en las suelas de los zapatos y un frio que se cuela hasta los huesos, con todo viva  en nosotras siempre la disposición al aprendizaje y, en los profes José, Edier y Luisa, la voluntad de cuidado y acompañamiento.

La finca es pequeña y está  habitada por patos, hola señores patos, pueden prestarnos un baño urgente, y regalarnos un café, solo uno…  Ingresamos a la casa bordeada de jardines y se nos ofrece una bebida humeante de hierbas frescas, almojabanas y cuajada, la más deliciosa del mundo, eso creo.

Allí temblando de frio escuchamos  más, indagamos otro tanto. Liliana ha tomado posesión de una minúscula escalera sobre la cocina, creo que huye del frio.

Vamos a conocer los cultivos, un poco de lluvia, risas y cataplum Lucerito cae al suelo, ninguna otra, por fortuna, los docentes  José y Edier, se han dado a la tarea de ofrecernos con gentileza su apoyo y Johanita vigila cada uno de nuestros pasos, -ahí no vayas a pisar, cuidado te caes!, Formamos una cadena  humana de apoyo, hasta  llegar a la Finca El Cerezo No. 1, donde  se encuentra una vivienda campesina de más de 120 años de antigüedad.

Era de los tatarabuelos. Nos cuenta la más hermosa abuela, vestida todita de azul, quien emerge como un hada,  de un cuento de hadas por supuesto. Esta vivienda está elaborada con materiales naturales como el chusque, estiércol de animal, greda y arenas. A este tipo de construcción se le denomina bahareque- Afirma orgullosa -y nos enseña su huerta, sus conejos, nos habla del papayo macho y la papaya hembra. Ver y no tocar advierte constantemente, ante nuestra curiosidad.

Foto cortesia Liliana Robledo Salinas

Abandonamos  El Cerezo No. 1 topándonos con  dos ovejas, hola señoras ovejas! Eliza, Chechi y Yo, hacemos mudras sobre la hierba esperando a nuestra manada que están conociendo el sembrado de aromáticas. Luego, hacemos un ritual saludando la cordillera, hay magia en el ambiente. Respira, respiremos, tomemos aire, retomemos fuerzas. Carmen viene con la cara encendida de emoción.

Diana se adelanta, seguida de Cristina, Lourdes me cuenta historias con su voz temblorosa de frio.

 Arribamos a la Finca la Morelia, donde disfrutaremos las costumbres gastronómicas de la vereda la Requilina, nos cuentan las mujeres de Usme. Allí,  descubrimos que en el altiplano todas las comidas llevan maíz, incluso el ajiaco.

Regresamos  a la capital, ahora hay nuevos expertos guías dentro del carro, ya sabemos reconocer calles y avenidas todo se nos va haciéndose familiar.

Cerca al aeropuerto el Dorado esta nuestro Hostal.

Una vez instaladas en el Hostal Munzo, nos damos una ducha caliente y algunas salen a centrocomercializar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *